Seis pasos para relacionarte correctamente con tus hijos

LO MÁS IMPORTANTE ES DISIMULAR EL MIEDO

Educar es una de las tareas más difíciles a las que nos enfrentamos los padres. Y, aunque no existen fórmulas mágicas, sí hay algunas cuestiones clave que tenemos que manejar con soltura. Estos son los cinco consejos básicos para conseguir educar a tus hijos de la mejor manera posible.

1No les pegues.

El motivo no es “respetar su integridad” sino evitar una posible venganza. En algún momento tus hijos serán más fuertes que tú. Tienen muy buena memoria y crecen muy rápido. Si les pegas, se pasarán la vida esperando el momento de tomar represalias.

2No huyas ni corras.

Mantén tu posición. Tienes que tomar el control de la situación y demostrarles que tú también eres una amenaza. Ponte frente a ellos mientras aplaudes, gritas y agitas los brazos. Esto te hará parecer más grande y amenazante frente a tus hijos.

3Aléjate lentamente.

Evita el contacto visual y ponte a resguardo. Trepa a un árbol o a cualquier lugar elevado. Dentro de lo posible, métete dentro de un automóvil o de un edificio cercano. No descanses todavía. Tus hijos pueden andar a escondidas cerca de ti esperando otra oportunidad. Intentarán acercarse si tienen mucha hambre.

4Busca ayuda de inmediato.

Los seres humanos ya han combatido muchas veces con sus hijos. Aquellos que fueron atacados y lograron repeler a los chiquillos tuvieron que buscar ayuda médica de inmediato. Si tu hijo logró ponerte la mandíbula encima y te mordió, es muy importante que detengas la hemorragia. Ocúpate inmediatamente de todo corte profundo que te hayan hecho tus hijos con los dientes, si es que éstos ya les han salido.

5Haz rondas nocturnas de vigilancia.

Los hijos son predominantemente nocturnos. Es a esta hora cuando realizan la mayor parte de sus actividades. Si tienen hambre o sueño son mucho más propensos a atacar. Si estás en una zona con muchos niños durante la noche, vigila por la noche para que no te sorprendan con la guardia baja. Haz turnos con tu pareja y nunca os durmáis los dos a la vez.

6Mantente siempre alerta.

Asume que no volverás a descansar jamás. Tu apacible vida anterior sólo será un vago recuerdo que tú y tu pareja rememoraréis con dolor a la luz de la hoguera.