Asegurando que lo mejor es no entrar “en esos temas” y dejar a las mujeres “tranquilas un rato”, Mariano Rajoy, presidente del Gobierno, ha opinado sobre la huelga feminista que se está llevando a cabo este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, prometiendo que “todo esto de hoy, ya se les pasará”.

“Hay que respetar estas cosas y la mejor manera de respetarlas es dejarlas hablar para que se calmen porque cualquier cosa que digas es peor”, ha dicho, insistiendo en que “un hombre tiene que saber cuándo las mujeres necesitan desahogarse de sus cosas”.

“Son cosas suyas”, ha sentenciado el presidente.

“Nosotros lo que haremos es seguir trabajando en defensa de la igualdad real, que consiste en dejar que las mujeres se desahoguen y peguen cuatro gritos y ya está”, ha dicho, recordando a los españoles que a veces “hay que aguantar el chaparrón, aunque tú no hayas hecho nada malo”.

El jefe del Ejecutivo lucía en la solapa un lazo morado que le ha regalado su mujer y que por lo tanto se ve obligado a llevar “para que luego no me monte una escena”.