Sólo unos minutos después de que Dolors Montserrat, ministra de Igualdad, se haya desmarcado de la etiqueta “feminista”, Íñigo de la Serna, ministro de Fomento, ha mostrado en una entrevista su malestar con el término “autopistas”, “porque al fin y al cabo son etiquetas que prefiero no usar y todo son carreteras y eso es para lo que trabajamos desde el Gobierno, para las carreteras, sin distinciones”.

“Si te soy sincero no me gustan estas etiquetas (el término ‘autopista’). No me gustan estas generalizaciones, porque a veces lo que hacen es crear un estereotipo”, ha insistido el ministro ante las preguntas de Pepa Bueno en la Cadena Ser sobre la construcción de nuevas autopistas. “Y al final las autopistas representan a las típicas carreteras grandes con varios carriles y toda generalización es mala y me incomoda”.

“Yo trabajo para las carreteras y no hago exclusiones propias de radicalismos políticos”, ha dicho.

Respecto a la huelga feminista de mañana y a las numerosas manifestaciones convocadas, el ministro y el Gobierno han mostrado su respeto “siempre y cuando no se haga sobre caminos y carreteras en un intento de politizarlas”.