Tras saberse hoy que Cristina Cifuentes obtuvo su título del Máster en Derecho Autonómico de la universidad pública Rey Juan Carlos con notas falsificadas, la presidenta de la Comunidad de Madrid se ha comprometido públicamente a cursar otro máster en falsificación de documentos. “La responsabilidad de un político exige reconocer los errores que se hayan cometido y tomar medidas para que no se repitan, y es lo que voy a hacer, que no le quepa a nadie ninguna duda”, ha expresado Cifuentes en un comunicado.

Cifuentes admite que fue un “grave error fruto de la inexperiencia” delegar en una secretaria de la facultad el cambio de la nota de “No presentado” a “Notable” dos años después de matricularse. “Hoy en día no lo habría hecho de esta manera”, reconoce, informando de que tratará de aumentar sus competencias en materia de manipulación de bases de datos y falsificación de información “apuntándome a un máster sobre la materia”.

La presidenta ha agradecido los esfuerzos del rector de la URJC, Javier Ramos, por justificar y desmentir la noticia sobre las notas falsas. Ramos ha defendido que fue una “mala transcripción” la que impidió que se consignaran los dos supuestos Notables y ha defendido la “excelencia y transparencia” del centro que dirige. “No quiero tratos de favor: falsifiqué las notas de la peor manera posible, y por eso lo han descubierto. No estuve a la altura de lo que la situación exigía y por ello volveré a confiar en la universidad Rey Juan Carlos, donde espero que mi excelencia académica quede reflejada en un curriculum intachable y capaz de superar las investigaciones más concienzudas”, ha prometido la política.

Cifuentes ha adjuntado a su comunicado la supuesta matrícula del Máster en Falsificación de Documentos y Bases de Datos Digitales con un sello en el que consta que ya se ha efectuado el pago del curso. “Como ven, da bastante el pego”, ha comentado.