El tribunal de primera instancia de Neumünster ha decidido mantener detenido al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, mientras negocia el intercambio del político catalán por trescientos científicos españoles más, según informa la agencia de noticias alemana, DPA. El juez de Neumünster espera respuesta del Gobierno español, al que da 60 días para localizar y presentar a los candidatos.

Aunque el Ministerio de Ciencia y Tecnología no ha querido confirmar nada oficialmente, varios de sus funcionarios han sido vistos recorriendo bares de las principales ciudades españolas en busca de camareros con el mejor expediente académico. “El Gobierno está dispuesto a ello, aunque muchos investigadores se han ido ya a Estados Unidos o han abandonado la ciencia porque no podían subsistir, así que la búsqueda llevará su tiempo”, comentaban fuentes del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Un portavoz de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación reconocía esta tarde que “los mejores se los han llevado ya” y, de hecho, se cree que el Gobierno intentará recortar la cifra de científicos y compensarla con el envío de “jóvenes promesas de la hostelería y el sector servicios” capacitados para desempeñar en Alemania las tareas que nadie quiera hacer allí.

El tribunal superior regional será el responsable de revisar los expedientes de los candidatos y emitir la decisión final relativa a la entrega de Puigdemont a las autoridades españolas. El Gobierno está decidido a pedir “la colaboración de todos los españoles, especialmente de los camareros científicos, para que se haga justicia en nuestro país”.