Mirando hacia otro lado como si no se conocieran y susurrando luego entre dientes “típico, vas al extranjero y te encuentras a uno de los tuyos”, Anna Gabriel y un político español han fingido no reconocerse al cruzarse en una calle de Zurich, en Suiza, donde se ha desplazado Gabriel a fin de evitar un más que posible ingreso en prisión, según han informado diversos medios.

“¿Este era…? Qué casualidad”, ha dicho Gabriel -en francés, para evitar que cualquier paisano pudiera escucharla y saludarla- a un miembro de su equipo tras cruzarse con el político. A continuación, según las fuentes, la política ha expresado su temor de volver a encontrase con otro colega de profesión y verse obligada a intercambiar unas palabras “o incluso a tener que quedar algún día durante el tiempo que estemos aquí”.

“Es lo típico que no se quieren reunir nunca contigo y vas a Suiza a internacionalizar el conflicto catalán y evitar ingresar en prisión y te los encuentras por la calle y te saludan efusivamente y acabas quedando para cenar, paso”, ha dicho la política de la CUP.

Al cierre de la edición, las mismas fuentes han informado de que la política catalana se ha encontrado con Iñaki Urdangarin en el vestíbulo de un hotel y se ha visto obligada a fingir que recibía una llamada de teléfono.