Tras salvar España, Ana Rosa evita ahora en el último segundo que un hombre caiga por un acantilado

“SABÍA QUE VENDRÍAS, NUNCA PERDÍ LA ESPERANZA”, LE HA DICHO EL HOMBRE INSTANTES DESPUÉS DE QUE ANA ROSA LE AGARRARA LA MANO LIBRÁNDOLE DE UNA MUERTE SEGURA