A fin de que el coche que subieron la semana pasada tenga algo que hacer y pueda encontrar en el espacio un ecosistema compatible con su existencia, Tesla ha puesto en órbita ahora un semáforo, según han informado fuentes de la compañía, que confía en que el coche tenga ahora “algo que hacer”.

“El semáforo orbitará la Tierra y administrará el tráfico extraterrestre”, ha explicado Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX, que planea poner en órbita también una señal de ceda el paso, un gato al que atropellar y una familia de campesinos vendiendo melones de saldo en una caseta de madera.

El gobierno americano ya ha pedido a la NASA que suba también un parquímetro para poder ponerle multas al coche si invade la órbita contraria o aparca en un planeta de carga y descarga.