Miles de espectadores que seguían vía internet el vuelo espacial del coche Tesla han podido ver con sorpresa cómo el maletero del automóvil se abría de repente. Del interior, un desafiante Carles Puigdemont aparecía, sonriente.

Sin embargo, la sonrisa se transformó en una mueca de desconcierto al ver que no se encontraba en el interior del Parlament de Cataluña sino en el espacio, a miles de kilómetros del parque de la Ciutadella. Al parecer, Puigdemont se habría confundido de coche, metiéndose en el maletero del Tesla y viendo así frustrado su intento de volver a Cataluña para ser investido.

Puigdemont, desesperado, se ha lanzado contra la parte delantera del vehículo para pedirle a Starman -el maniquí que el equipo de Tesla y SpaceX ha colocado al volante- que le trajera de vuelta. Como éste no respondía, el político ha zarandeado al muñeco, no ha calculado bien la fuerza y ha salido despedido, entrando en órbita alrededor de la Tierra.

La última imagen que ha captado la cámara es la de Puigdemont flotando y escupiendo hacia abajo a su paso por encima de España.

Mientras tanto, Mariano Rajoy ha convocado su gabinete de crisis para abordar la situación, y se ha decidido mandar un escuadrón de la Guardia Civil desplazándose por todo el planeta, siguiendo la órbita de Puigdemont para detenerlo si cae en algún momento.

La noticia ha desencadenado una carrera espacial entre Ana Rosa Quintana y su competidora Susanna Griso, ambas muy interesadas en ser las primeras en entrevistar al candidato.