Aprovechando su mejor disposición genética para soportar bajas temperaturas, el combinado olímpico de los Caminantes Blancos está arrasando en los Juegos Olímpicos de Invierno. Hasta ahora han conseguido medalla en todas las disciplinas en las que han participado, incluso con la lesión del dragón de hielo, que no pudo participar en una de las últimas pruebas.

Gracias a la caída del muro, la sociedad de los Caminantes Blancos se ha abierto más al mundo y este año han participado por primera vez en un campeonato deportivo, en el que enseguida se han convertido en la gran sensación. Muchos ya intuían que Los Otros harían un buen papel, pero pocos pudieron prever que arrasarían de esta manera. “El Rey de la Noche ya ha conseguido diez medallas de oro y aspira a cinco más”, explica el periodista deportivo Alfonso Campillo.

Los Caminantes Blancos llevaban años preparándose para el invierno y están siendo imparables. “Cada vez que el equipo aparca su dragón en la puerta de los pabellones, sus rivales tiemblan y no precisamente de frío”, reconoce el periodista. “Nunca una región había dominado tanto unos juegos”, se sincera. Varios países se han quejado de que algunos de los campeones de los Caminantes Blancos son campeones suyos de otras épocas que murieron pero nunca fueron quemados, pero como el reglamento no contempla nada sobre competir en otro equipo después de muerto, la organización no puede descalificarlos.

Desgraciadamente, no todo son buenas noticias para el combinado de las Caminantes Blancos. La nota negativa de estos Juegos también la han protagonizado ellos, pues varios de sus deportistas han sido descalificados tras dar positivo en vidriagón.