Con la excusa que el avión de asistencia “es más grande que el propio avión en el que pretende embarcar”, United Airlines ha prohibido a un pasajero viajar acompañado de un Airbus A-380 pese a que ha acudido al aeropuerto con un certificado médico que atestigua la necesidad de que vuele en todo momento acompañado de su “avión de apoyo emocional”.

“Un animal de soporte emocional sirve para tranquilizar a las personas que lo necesiten por prescripción médica. En mi caso es un avión porque es lo único que me tranquiliza, soy incapaz de viajar si no le oigo el motor”, explica el viajero, que ha demandado a la compañía por discriminar a su avión. “Se llama ‘Chispi’ y lo que hago cuando viajo es meterme dentro del avión y relajarme y pensar que si el avión en el que viajo falla, tengo el mío”.

“El avión incumplía varias medidas, incluyendo su peso y tamaño”, explican desde la compañía. “Le dijimos esto en tres ocasiones antes de que lo trajera al aeropuerto, avisándole de que permitimos llevar un avión en el interior de la cabina del avión sólo bajo la condición de que obedezca y se comporte como es debido y sólo en el caso de que quepa en el hueco para los pies del asiento”, reitera la aerolínea.