Asegurando que a ellos les funciona, el Gobierno y la Dirección General de Tráfico llevan todo el invierno recurriendo a diluciones homeopáticas de sal común para combatir la nieve de las carreteras, según han informado en una rueda de prensa en la que han presentado las ventajas de esta metodología alternativa “mucho menos agresiva para las carreteras y mucho más natural”.

El temporal, que ha afectado a 350 vías, está “sobre todo en la mente” según el Gobierno, que insiste en que “lo similar cura lo similar”, por lo que la solución que está aplicando a la nieve es en realidad la sustancia original (nieve) diluida en agua, en un factor de 100−6=10−12.

Los expertos critican que en la homeopatía no puede hacer efecto porque “en esas proporciones, en la solución que el Gobierno está echando en las carreteras, ya no queda ninguna molécula de la nieve original” y “todo es la misma agua”. Algunos conductores también han informado de que el remedio del Gobierno está fortaleciendo la capa de hielo de las carreteras.

A última hora, el Ejecutivo ha anunciado una nueva medida y ha convocado a 500 defensores de la teoría del calentamiento global para que retiren la nieve de las carreteras.