Un vecino de Torrelodones tuvo que ser hospitalizado ayer por la noche tras sufrir un golpe de calor en su domicilio. Al parecer, el hombre intentaba meter prisa a su mujer poniéndose el abrigo dentro de casa sin apagar la calefacción. Tres horas después, y a 26 grados pese que en el exterior estaba nevando, el señor se desplomaba en el suelo mientras su esposa repetía “Ya voy, ya voy, Antonio, no me metas prisa”.

El matrimonio se disponía a ir a una cena con amigos, programada a las 21:00. Sin embargo, cuarenta minutos después, su esposa seguía sin vestir mientras terminaba un capítulo de Downtown Abbey. La víctima amenazó con irse varias veces. “Merche, mira que me voy”, llegó a decir en más de quince ocasiones. Sin embargo, su esposa le contestaba invariablemente “ya acaba, un segundín”.

Fue en el mismo instante en el que Merche decidió empezar otro capítulo cuando su marido se enfundó su abrigo y subió el nivel de las amenazas. “Merche, por mi padre que me voy ya”, “Merche, que esta gente no espera” y “Merche, me cago en mi calavera” fueron algunas de las advertencias.

Pero Merche está tan enganchada a la serie que apenas hizo caso a las peticiones de su esposo. Al cuarto capítulo seguido, éste perdía el conocimiento, siendo trasladado al hospital por una ambulancia que él mismo tuvo que pedir en un breve momento de lucidez.

Se espera que en menos de 48 horas reciba el alta, un tiempo que Merche considera más que suficiente para acabar de ver Downtown Abbey del tirón y sin molestias.