Considerando que “ha ido demasiado lejos con la parodia”, la Audiencia Nacional ha citado a declarar el próximo viernes a Elon Musk, responsable de la compañía SpaceX, por delitos de enaltecimiento del terrorismo tras lanzar un coche al espacio mediante un transbordador diseñado por él mismo.

“Poner un coche en órbita es una referencia clarísima, en forma de despreciable parodia, al atentado terrorista que acabó con la vida de Carrero Blanco”, dice la citación de la Audiencia Nacional, que señala que el Tesla Roader de Musk “se ha elevado por los aires atravesando la atmósfera terrestre y quedando suspendido para siempre en el espacio, como el coche oficial del almirante español”.

El CEO de Tesla y de SpaceX ha insistido en que su emulación del atentado es algo que se hace habitualmente en diversas agencias espaciales alrededor del mundo y que esos “experimentos de humor” nunca pueden ser entendidos como enaltecimiento del terrorismo ni como una mofa a una víctima del terrorismo sino como un “homenaje”.

La Audiencia teme también que el automóvil Tesla, que permanecerá flotando en el espacio durante décadas, pueda chocar en algún momento con el coche de Carrero Blanco y provocar algún desperfecto.