Cada vez es más difícil encontrar información veraz y objetiva. Internet, con sus fotos definidas y sus millones de colores del pantone, ha desbancado al Teletexto, fuente informativa que, si bien era lenta, molesta y llena de incorrecciones, por lo demás estaba muy bien. La importancia de estar bien informado de los temas de actualidad es vital para salir airoso de una conversación con un taxista o un familiar borracho. Te explicámos cómo verificar tus fuentes.

El nombre de la fuente. Según un estudio reciente, el nombre de la fuente informativa determina en gran medida su fiabilidad. Así, “La Gaceta de la Chufla” podría ser un medio poco fiable, igual que “Despiporre News” o “Me lo ha dicho la Juani, que el primo de su dentista vio a Puigdemont en Port Aventura el martes”.

Lee el artículo completo. Muchas veces el titular puede dar lugar a equívocos. Es habitual leer “Tom Cruise muere”, y al clicar en la noticia te das cuenta que la frase continuaba: “…en su próxima película”. Por tanto, recuerda que la información es como la plantilla del R.C.D. Español: los titulares no son de fiar.

Coteja la información. Cotejar significa contrastar. Antes de creerte una noticia deberías comparar cómo se ha tratado la misma información en dos medios distintos, a poder ser de ideología opuesta. Si lees una noticia en el diario Público, busca la misma en El Mundo. Si te informas con El País, nunca está de más echar también un vistazo a la prensa seria.

Busca fuentes con autoridad en la materia. Acude a fuentes especializadas en el tema que quieres dominar. Por tanto, no busques información sobre el bosón de Higgs en el Marca, ni de la última operación de varices de Isabel Pantoja en el Financial Times.

Conoce un poco al autor de la noticia. A veces no está de más preocuparnos por la persona que escribe el artículo: otras noticias suyas, ideología política, edad… Lo mejor en estos casos es que le mandes mensajes directos en Twitter proponiéndole salir a cenar. Después, usa tus armas de seducción y llévatelo a la cama. Tras un par de meses de relaciones, pídele formalizar la relación. En dos años podrás casarte con esa persona. Una vez hayáis formado una familia, y siempre si crees que ya le conoces suficiente, vuelve a leer el artículo.

No te creas nada de lo que comparta Rubén en Facebook. Él se lo cree todo.

Haz caso al más musculado. En una discusión, normalmente deberemos dar la razón al que tenga más probabilidad de herirnos, en caso de discrepancia.