Más de 800 kilos de Jordis han sido incautados esta mañana en Tarragona en el marco de una acción conjunta de la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra. La operación ha desarticulado una red separatista que introducía a los Jordis de forma irregular en las bases independentistas. Los Jordis, cortados por el mismo patrón y algunos de ellos muy puros, se encuentran en las dependencias de la benemérita hechos polvo y serán trasladados a la Audiencia Nacional esta tarde para comparecer ante el Tribunal Constitucional.

“Se introducían en maleteros disfrazados de españoles con bigote, gafas y un polo con la bandera de España. La intención era reunirlos en Barcelona y, a partir de ahí, repartirlos a las distintas células independentistas para estimular el consumo de proclamas separatistas entre la población”, detalla la Guardia Civil en un comunicado.

La operación policial se produce en el marco de una intensa campaña de concienciación por parte del Gobierno, preocupado por la tendencia a infravalorar los efectos nocivos de los Jordis y su alto potencial para agitar movimientos rupturistas. Pese a los esfuerzos de las autoridades, el tráfico de Jordis impulsado por las dos grandes organizaciones clandestinas, ANC y Òmnium, se encuentra en su punto álgido en un momento en el que el independentismo sufre divisiones internas.

“Los Jordis te destruyen el cerebro poco a poco. Cuantas más cosas construyas en tu vida, menos espacio dejarás a los Jordis” reza la nueva campaña institucional puesta en marcha este mes e impulsada en las redes sociales con el hashtag “#dinoalosjordis”.