La empresa tecnológica Strava ha publicado en Internet un mapa interactivo con datos recogidos por una aplicación de hamburgueserías que ha revelado la ubicación de bases militares secretas pertenecientes a la Legión Española.

En él se pueden observar los desplazamientos geográficos procedentes de los legionarios, que utilizan la aplicación para pedir hamburguesas, por lo que su divulgación podría presentar una amenaza de seguridad para los soldados desplegados en zonas de conflicto. El mapa también ha mostrado hamburgueserías en lugares remotos que claramente revelan la presencia de legionarios en las proximidades poniendo en riesgo sus labores militares y sus arterias.

Tobias Schneider, analista de seguridad y uno de los primeros en llamar la atención sobre el mapa, ha señalado que en Murcia, por ejemplo, en lugares donde la desnutrición es muy alta, hay zonas del mapa muy iluminadas que demuestran que hay legionarios consumiendo grandes cantidades de calorías. “Había niños pobres jugando con los muñecos que vienen en los Happy Meals y que claramente no se han comido una hamburguesa en la vida, y ahora entendemos por qué”, explica.

A pesar de los intentos de pasar desapercibidos, la afición de los legionarios a comer hamburguesas es de sobras conocida; de hecho, la fuerza militar ya ha adaptado su uniforme al consumo de este alimento y, además de desabrocharse los botones de arriba de la camisa, también han empezado a desabrocharse los de abajo para ganar movilidad.