Después de que un hombre le hiciese besar una bandera de España durante su estancia en Copenhague, esta mañana, ya en Bruselas, un español se ha acercado a Carles Puigdemont sujetando la cabeza de Felipe VI y le ha incitado a besarla. “Buenos días señores, aquí tengo la cabeza del Rey de España, Puigdemont, que sé que te gusta”, dice el individuo en la grabación que él mismo realizó con su móvil.

Tras incitarle a darle un beso, Puigdemont evitó entrar en provocaciones, quizás por miedo, y acabó besando la cabeza inerte del monarca, aunque según se puede ver en el vídeo, lo hizo discretamente en una mejilla. “Usted debería estar en la cárcel”, le dijo el individuo mientras sostenía la cabeza ensangrentada del Jefe de Estado español. “Sois unos bárbaros”, le increpaba totalmente cubierto de vísceras.

Cada vez más españoles acuden a Puigdemont para entregarle símbolos nacionales con el objetivo de que el político los bese. Debido a este nuevo reto viral, el president cesado ya ha besado a un lince ibérico, a un cantaor flamenco y a un toro bravo entre muchas otras cosas. Sus asesores empiezan a estar preocupados por el estado de sus labios. “Entre el frío que hace en el norte de Europa y la cantidad de besos que le está dando a las cosas, sus labios empiezan a estar muy cortados”, lamentan.

Al cierre de la edición, la Casa Real ha anunciado que la cabeza cercenada de Felipe VI ya se encuentra sana y salva en su despacho oficial del Palacio de la Zarzuela, donde ha retomado su agenda de trabajo habitual.