A fin de mejorar la mala imagen que tienen los españoles dentro de la Casa Real, la ciudadanía decidió ayer grabar vídeos mostrando su intimidad y luego enviárselos a Felipe VI, tal y como él mismo hizo difundiendo imágenes en las que abría las puertas de La Zarzuela.

“Esperamos que vea nuestros 47 millones de vídeos mostrando nuestras vidas y transmitamos imagen de cercanía”, han dicho los españoles, que han pasado los últimos días grabando con sus propios móviles escenas inéditas de su rutina, poniendo fin a años de poca transparencia y muchas incógnitas sobre sus hogares y su vida cotidiana.

“Hay que admitirlo, nuestra popularidad en la Casa Real se ha desplomado en los últimos años y una buena manera de que la reina Letizia y el propio monarca empiecen a vernos con otros ojos es mostrar que somos personas comunes de carne y hueso y que no damos miedo, que no somos gente sucia y enferma, que no estamos ya en la Edad Media”, han explicado los ciudadanos. Generalmente los monarcas sólo habían visto a éstos en los informativos de televisión, que siempre ofrecen una mirada distorsionada y fría.

En uno de los millones de vídeos, se ve por ejemplo a Jesi Reinosa, de siete años, quemándose al comer sopa y sus padres diciéndole “pues sopla, subnormal”. En otro puede verse a Javier Román, de 56 años, repintando su recibidor. Con estas imágenes nunca vistas los españoles tratan de visibilizar una aparente vida normal almorzando, yendo al colegio, buscando trabajo o insultando a la televisión durante el Mensaje de Nochebuena de Felipe VI.