Tienes pene, como cualquier chica normal. Y hasta ahora ha sido más una molestia que una ventaja en la cama. Para las mujeres sigue siendo tabú hablar del miembro femenino. Pero eso está cambiando. Cada vez más hombres se están fijando en el pene, y ya es costumbre ver a famosas enseñándolo en Instagram. ¿Por qué no convertirlo en tu aliado en el amor? Una vez conozca a tu pene, tu novio no va a querer otra cosa.

Dice que no le van los penes… porque no ha visto el tuyo

Que no te sorprendan sus reticencias. Y no te ofendas si hace como que no lo ha visto. Hasta ahora, los hombres han sido educados para creer que su pene era el centro de su sexualidad. Por eso el miembro femenino ha sido un tabú. Hasta ahora. No te andes con remilgos ni pierdas el tiempo intentando convencerle. Sácatelo y plántaselo en los morros. Sus prejuicios dirán “no” pero su cuerpo dirá “a por él”.


Hazle sentir que no es menos hombre aunque el tuyo sea más grande

Si no le molesta que tengas más pecho que él, tampoco debe molestarle que tu pene sea más grande que el suyo. Tu pene es una fuente de placer para los dos, es patrimonio de la pareja. ¡Y dos penes siempre serán mejores que uno!


Adiós bragas, hola calzoncillos con transparencias

Es comprensible que nuestras abuelas tuvieran que usar bragas incómodas y opresoras para que sus esposos sintieran que eran los únicos con algo interesante colgando entre sus piernas. Pero estamos en pleno siglo XXI. La comodidad y la seducción son compatibles. ¡No dejes que nada oprima tu miembro! Demuéstrale a tu novio que unos calzoncillos de encaje con transparencias son la gasolina que encenderá su fuego.


Conoce a tu pene, examínalo con un espejo

Tu novio no es el único que disfrutará explorando tu miembro. Tú misma, hasta ahora, ignorabas su presencia y pasabas de él como quien pasa del lóbulo de la oreja. Coge un espejito y observa tu pene sin miedo. Conoce su aspecto, examina sus partes más sensibles. ¡Sólo así podrás hacer que tu pareja también lo goce!


Despídete de los eufemismos cursis: no digas “vulva” si puedes decir “pollón”

¡Basta de esconder el pene de las mujeres! ¡También en el lenguaje! Ya no eres una niña, puedes referirte a él con la contundencia con la que ellos hablan del suyo. La igualdad en el lenguaje se traduce en igualdad en la cama. Igualdad en el disfrute, igualdad en el amor.


Si ya has mostrado tu pene a tu novio y le ha gustado, anima al resto de mujeres compartiendo tus experiencias con el hashtag #yotambiéntengopene.