Si no eres viral, no existes. Ésa es la regla número uno de internet. Por eso te ofrecemos algunos consejos para que tu anuncio de Idealista se propague como una epidemia por la red de redes.

1. Incluye gatitos en las fotos. Estos felinos son la burundanga del ciberespacio: Nadie es capaz de resistirse a ellos.

2. Procura que tu casa aparezca desnuda. Nada de cortinas. Nada de muebles. Si quieres que los usuarios pinchen en las imágenes de tu casa, asegúrate de mostrarla posando como el arquitecto la trajo al mundo. También puedes tapar algunas zonas interesantes con un felpudo o unos visillos de encaje. A veces insinuar resulta más sugerente que enseñarlo todo.

3. Contrata a un par de periodistas, invítales a una cena de empresa con barra libre y grábales diciendo que tu piso se puede pagar con hipotecas a tipo fijo.

4. Haz que tu anuncio lo prohíba la Audiencia Nacional. Gracias a internet, el poder judicial resulta más útil que nunca. Sus condenas aumentarán popularidad, y tu contador de visitas. Existen varias técnicas para poner a estos jueces en tu contra como, por ejemplo, describir el apartamento cantando un rap o mostrando fotos de títeres en el salón.

5. Pon GIFS de gente cayéndose de manera graciosa. Son millones los internautas que acceden cada día a internet para ver a otros seres humanos tropezar y descalabrarse contra el suelo. Si quieres obtener caídas que sean a un tiempo memorables y creíbles, contrata a concursantes de Humor Amarillo o encarga el interiorismo de tu hogar a Santiago Calatrava.

6. Recurre al “clickbait”. Nada como estimular la curiosidad con titulares engañosos como “Las cuatro habitaciones más impactantes de mi piso. El cuarto de baño te sorprenderá”, “Siete cosas sobre mi piso que no sabías y que cambiarán tu percepción del mundo”, “¿Qué toma de enchufe de mi apartamento define mejor tu personalidad?” o “Así luce mi casa tres meses después del anuncio anterior que colgué hace tres meses”.