Muchos de los inventos españoles que conocemos hoy día nacieron de la necesidad, como el cigarrillo, que se inventó en Sevilla. Pero otros surgieron de casualidad tras haber nacido para otro tipo de fines, aunque ahora no nos imaginamos la vida sin ellos. A continuación enumeramos los ocho más famosos.

1El abanico.


Este instrumento con el que combatir las altas temperaturas se creó para un videoclip de Locomía; luego, durante el propio rodaje, se vio que tenía un uso para la vida cotidiana. Lo increíble es que, años después, pasó exactamente lo mismo con el ventilador. Se fabricó para mover el pelo de los integrantes de Locomía durante un concierto, y más tarde se comprobó que era un buen instrumento de refrigeración.

2El condón.


El primero en usarlo fue el capellán de Teruel Federico Garcés para conservar su pene y protegerlo de las rozaduras. Durante más de quince años, el pene de este capellán se mantuvo resguardado en su vitrina de plástico sin que nadie se enterase. Hasta que en sus últimos días, la enfermera que lo bañaba se lo descubrió y, aún no se sabe bien cómo, comprobó que retenía la eyaculación con garantías.

3El posavasos.

Se inventó para calzar mesas. Los dibujos de botellas y logos de marcas de cerveza se le añadían para distinguir la parte de debajo de la de arriba. Cuando la camarera española Julieta Bruño comprobó que un posavasos absorbía el contenido de un vaso que se le acababa de derramar, nació el invento más influyente del Siglo XIX, el que a la postre cambiaría la Historia.

4La fregona.

Inicialmente se utilizaba para que el hombre diera toquecitos a la mujer mientras limipiaba en el suelo de rodillas sin tener que agacharse. Siglos más tarde, como el palo tenía una mopa en uno de los extremos, también se empezó a usar para limpiar a la mujer mientras fregaba de rodillas en el suelo. Hasta que, en 1956, las mujeres se cansaron, les quitaron las fregonas a los hombres y las utilizaron para golpearlos.

5El zoo.

El primer zoológico se creó para tener un sitio donde guardar los animales exóticos antes de comerlos. Los hombres más ricos de la época se paseaban por las jaulas de los leones, las cebras o los delfines y señalaban al ejemplar que se querían comer. Siglos más tarde, esta situación se revertiría y serían los animales dentro de las jaulas los que elegirían a qué humanos comerse.

6Las chirigotas.

Nacieron como un método de tortura psicológica. Consistía en inmovilizar a un reo en decúbito supino -tumbado boca arriba-, de modo que los chascarrillos de los músicos le llegaran desde arriba. Después de algunas horas, el goteo continuo de chascarrillos provocaba daños irreparables y a los pocos días sobrevenía la muerte por paro cardíaco.

7La Play Station 4.


Este aparato que consiste en una base con varios mandos inalámbricos se empezó a fabricar en Galicia para dejar abierta la puerta de la era y que los cerdos, ovejas o gallinas pudieran entrar y salir de su recinto con libertad. No fue hasta muchos años después cuando. al conectarla a un televisor mediante su entrada HDMI e introducirle un disco dentro, se comprobó que se podía jugar con ella y pasar horas mirando barras de actualizaciones.

8El Gran Colisionador de Hadrones de Ginebra.

Un emigrante español lo construyó para aparcar su coche debido al alto precio de la zona azul suiza. Gracias al éxito inicial empezó a ampliarlo y lo convirtió en uno de los parkings más rentables de la frontera franco-suiza. Cuando dos haces de protones colisionaron entre sí produciendo altísimas energías a escala subatómica en su interior, el CERN adquirió el invento de este español y comenzó a realizar experimentos científicos sobre el origen del Cosmos.