Alarmada por la creciente presencia de faltas ortográficas en los documentos de su procesador de textos, la empresa Microsoft Corporation ha anunciado hoy que mandará un profesor de lengua a casa de los usuarios de Microsoft Word cuando el corrector subraye en rojo más de cien palabras en un mismo documento.

Tras años tratando de escolarizar a millones de niños de todo el mundo con sus labores filantrópicas, ahora Bill Gates, propietario de la compañía, ha decidido escolarizar también a los usuarios de su paquete ofimático. Y argumentos no le faltan: “La actual degradación del uso de la lengua hace temer que, en un futuro, nuestros usuarios acaben expresándose mediante sencillos gritos guturales. Esto amenaza la continuidad de los programas como Microsoft Word, de modo que la empresa lo considera una inversión a medio y largo plazo”, argumenta el magnate.

Si las faltas persisten, aparecerá en el documento una nota en rojo diciendo “Venga a verme al despacho”.

Asimismo, a final de año Microsoft colgará un Excel en su página web con las notas de todos sus usuarios. “Vamos a realizar un seguimiento muy concienzudo para acabar con esta lacra de errores ortográficos”, aseguran desde la multinacional. La compañía confiesa que muchos clientes, al descargarse los programas oficiales, eran incapaces de escribir el código “captcha” correctamente y sin errores ortográficos, de modo que el sistema les confundía con un robot “en vez de detectar que simplemente eran analfabetos”.

A partir de 2019, además de un código de activación, el paquete de Office también requerirá la firma de los padres para poder ser utilizado y el expediente académico de los últimos tres años. Además, a partir de ahora Microsoft Word no dejará guardar los documentos con relatos o historias “que sean una mierda” o que no se hayan revisado más de tres veces.