Tezenis Rambla de Catalunya

«Están obsesionados con sus maniquíes»

Nada más entrar, los maniquíes te miran buscando conversación, pero claro, como tú te acerques a hablar con ellos, las dependientas enseguida te llaman la atención. Cuando, debido al frío, decidí ponerle mi abrigo a un maniquí que tenían cerca de la puerta en ropa interior, otra vez las dependientas se pusieron todas raras conmigo. Al final, con actitudes así, te quitan las ganas de ir a ver a los maniquíes, por muy buena relación que tengas con ellos.

JOSÉ MAROÑO


Restaurante La Democracia

«Poca variedad en la carta»

Te lo venden como que es el mejor restaurante, pero luego llegas allí y te das cuenta de que todos los platos son lo mismo. En la carta ponían una cosa y luego, cuando la pedí, era otra. Cuando me quejé al camarero, éste me empezó a hablar sobre lo mucho que había subido la calefacción del local, y que había mesas en peor situación que yo. Volveré dentro de cuatro años porque mis abuelos nunca pudieron entrar, pero me voy muy decepcionado.

ALFREDO RIALTO


Universidad de la calle

«No aparece en Linkedin»

Me apunté a esta universidad porque mucha gente me había hablado bien de ella, pero la verdad es que deja mucho que desear. En lugar de libros, aprendes a hostias, que en octubre aún, pero al llegar a mayo ya no hay quien las aguante. Luego, cuando terminas, resulta que ninguna empresa te contrata porque no te dan diploma. En Linkedin no aparece, así que no puedes mostrar tu preparación académica a los reclutadores. He perdido cinco años de mi vida.

ARANTXA RUBIANES


Fotomatón Estación de Metro Maragall

«No funciona»

★★

Llevo horas aquí sentado y todavía no he llegado a la próxima estación. Ya me he gastado 15 euros y lo único que he conseguido es ver cómo mi rostro está cada vez más envejecido. Al ver que no se movía, he empezado a preguntar a todos los pasajeros que pasaban cerca si podían empujarlo, no fuera a ser que el problema estuviera en el arranque, pero nadie se prestó a ayudarme. La próxima vez cogeré el metro.

TOMÁS RAMÓNEZ


Starbucks

«Cuando se enfríe mi café podré volver a mi hogar»

★★

(Traducción automática) Yo desea retornar a mi país porque colecciono experiencias de trauma en este ciudad. Mi problema se produce cuando yo llega al centro y pide un café en Starbucks. Oh mi Dios, temperatura tan elevada que yo no puede ni acercar mis labios. Yo espera a que se enfríe antes de salir a dar paseo. Años pasan pero café sigue muy caluroso. Obligada a buscar empleo y pagar alquiler. Yo pide Mocca Blanco y ellos sirven Caffè Late. Yo extraña a mis seres queridos por favor.

BRENDA WALSH

El Mundo Today publica cada viernes en la revista OnBarcelona de El Periódico una selección de las reseñas que la capital catalana recibe en internet.