Cada año, miles de españoles se quedan sin regalos de Reyes. Algunos lo achacan a la crisis, otros a un mal comportamiento a lo largo del año y la gran mayoría a Manuela Carmena. No obstante, los datos que nos ofrece Idealista son claros: la razón en el 96,7% de los casos radica en que la vivienda no está acondicionada para recibir la visita de los tres sabios de Oriente. Exponemos a continuación los requisitos que debe cumplir cualquier inmueble para ser visitable por los Reyes Magos.

Disponer de zona de carga y descarga a una distancia no superior a 50 metros del acceso al portal. En caso contrario, será imprescindible contemplar el punto número 2.


Escaleras con una medida no inferior a 1,60 metros de ancho x 2,10 metros de altura, homologadas para permitir el paso de tres dromedarios adultos con sus respectivas alforjas.


En caso de no contar con escalera reglamentaria, se exigirá un montacargas con capacidad de 3 toneladas (ó 2600 kilos si los dromedarios son hembras).


Indicar número de piso, letra y portal con caracteres bien visibles, utilizando tipografías que no lleven a confusión o ambigüedad. La dirección ha de ser inteligible para una persona que ha ingerido una media de 245.800 copas de anís.


Se exigirá una ventilación óptima en el interior del inmueble, mediante un mínimo de tres aberturas de diámetro no inferior a 40 cm que establezcan corrientes de aire cada cuatro minutos, con el fin de minimizar el olor de los excrementos de las monturas.


Se evitará la presencia de mecheros, enchufes, dispositivos eléctricos o cualquier otro artilugio capaz de generar chispas. En ocasiones los Reyes Magos depositan en la vivienda un producto inflamable denominado carbón.


Esconder las esvásticas, los plátanos, los discos de Michael Jackson, los cubos de pollo frito o cualquier otro objeto que pueda ofender a una persona de raza negra.


Habilitar dos cuartos de baño independientes y debidamente señalizados para “REYES” y “REINAS”. Ha de contemplarse la eventualidad de que alguno de los tres visitantes sea transexual.


Abastecer el botiquín con ingentes cantidades de bicarbonato y Almax.


Por último, se recomienda que la casa no esté habitada por ningún niño. Tras 2017 años en contacto con ellos, los tres Reyes prefieren evitarlos y suelen esquivar su presencia.