Semana de emociones en la Academia de Operación Triunfo. Tras descubrir que la favorita, Amaia, en realidad no era concursante sino una inspectora de riesgos laborales que pasaba por allí, los alumnos han recibido esta semana la visita de alguien muy especial: el gallo del representante español de Eurovisión 2017, Manel Navarro.

El catalán no pudo acudir a la academia, pues tenía compromisos laborales y no le dejaron salir antes de tiempo en la zapatería donde trabaja. En su representación acudió la auténtica estrella de la última edición de Eurovisión, el gallo que enseñó a cantar a Navarro. El ave de corral no tardó en lanzar un alarido que emocionó a todos los concursantes, y no tanto a los servicios de limpieza, pues fue acompañado de una gran deposición.

“Es un sueño hecho realidad”, dijo la concursante canaria Jennyfer. “Es como una persona chiquitita, pero con pico, plumas y cresta”, añadió. Igual de excitado estaba el tarraconense Brian, que sólo acertó a decir “Fuá, nen” varias veces.

El ave incluso se prestó a hacer un dúo con la gaditana María Khalessi, que necesitó ser atendida por los servicios médicos al ser atacada por el gallo en el ojo. Sin embargo, los gritos de dolor que lanzó empastaban a las mil maravillas con el canto del pollo, causando lágrimas de conmoción a todos los presentes.

No tan impresionados se mostraron Los Javis, que sólo abrieron la boca para criticar al animal. “Demasiada pluma”, dijeron con desdén.

El programa volvió a ser el espacio más visto del día, alcanzando picos de audiencia del 42%. Se trata del segundo mejor dato de Operación Triunfo después de la otra gran visita animalista de esta edición: la cobra de Bisbal a Chenoa.