Siete millones y medio de catalanes deberán ingresar en prisión el próximo 22 de diciembre si el 21D Oriol Junqueras, candidato de ERC para la presidencia de la Generalitat, gana las elecciones y para entonces sigue en la cárcel de Estremera, según informa un auto del Tribunal Supremo difundido esta mañana.

“No se puede gobernar a siete millones y medio de ciudadanos estando en prisión, por lo que, a fin de garantizar una legislatura estable, estos ciudadanos deberán ingresar en el mismo centro penitenciario que su presidente electo”, indica el auto, que trata de asegurar que “el pueblo y sus representantes elegidos democráticamente” estén en el mismo territorio político. El Supremo considera una “anomalía democrática” la presencia de un representante de los ciudadanos en el presidio si los representados no están también encarcelados.

De este modo, si en la jornada electoral de 21 de diciembre los catalanes dan su apoyo a Oriol Junqueras y éste sigue en prisión provisional, toda la población de Cataluña deberá ser alojada en la cárcel de Estremera en un plazo “no superior a 72 horas a fin de que el resultado de las elecciones sea vinculante y efectivo” y la legislatura “permita la gobernabilidad”. Según ha confirmado hoy Instituciones Penitenciarias, las distintas galerías de la cárcel se ordenarían de forma similar a como están dispuestas las cuatro provincias catalanas, repartiéndose los catalanes en los módulos Tarragona, Lleida, Girona y Barcelona.

El territorio catalán permanecería completamente vacío mientras gobernara Oriol Junqueras y, según los analistas, Carles Puigdemont, exiliado en Bélgica, sería el único ciudadano de Cataluña que permanecería fuera de la cárcel.