Oriol Junqueras es el líder de la formación favorita para ganar las elecciones según todos los sondeos pero también es uno de los presos más peligros de la cárcel de Estremera, donde se encuentra actualmente recluido. En caso de ganar las elecciones todos los catalanes deberían ser trasladados a prisión, junto a él, o bien pedir la libertad condicional.

Apodo: ‘El carnicero de Estremera’.

Peso: un kilo menos cada día.

Afiliación: ERC, Mara Salvatrucha 13.

Religión: ya no.

Eslogan: votar a cualquier otro es aprovecharse del 155 para ganar a las elecciones. Votadme a mí.

Número 2: Wilson ‘Sacabuche’ Álvarez.

Cartel electoral: autorretrato hecho con pelo, salsa de tomate y el material que tenía a mano en prisión.

Situación judicial: Debe permanecer en prisión por miedo a que reincida en cuanto pise la calle y vuelva a iniciar proceso de autodeterminación que ha requerido un delicado equilibrio de poderes y se ha dilatado durante más de diez años.

Estrategia durante la campaña: destrozar la mandíbula de un puñetazo al preso más grande con el que se encuentre en la cafetería y luego sentarse a comer en silencio como si nada.

Objetivo a corto plazo: excavar un túnel.

Planes para TV3: es la única cadena que ahora se ve en el comedor de la cárcel por miedo a que se enfade.

Objetivo a largo plazo: si logra escapar, intentará volver para rescatar a Wilson ‘Sacabuche’ Álvarez, con quien tiene una deuda de por vida sabe Dios por qué motivo pero es la única persona por la que este monstruo parece tener algo de aprecio.

Acto final de campaña: sala de visitas familiares número 8.

Principal temor: el agujero.

Motivación principal: quedarse a solas con Carles Puigdemont.

Habilidades: ha aprendido a fabricar un punzón con una cuchara de plástico y un clip.

Película preferida: Cadena Perpetua.

Cómo lo consideran los funcionarios de prisiones: inquietantemente tranquilo y obediente, lo que deja intuir su extremada peligrosidad.