Oriol Junqueras, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez han salido de la cárcel esta tarde y han sido trasladados a la sierra de Guadarrama, donde serán obligados a participar en la construcción del conjunto monumental en el que reposarán los restos de Carmen Franco, única hija del dictador español Francisco Franco y presidenta de la Fundación Francisco Franco, que ha fallecido esta noche.

Este segundo Valle de los Caídos, planificado en vida por Francisco Franco para honrar a su hija, contará con una cruz monumental que servirá de homenaje a la vida de la Excelencia doña María del carmen Ramona Felipa María de la Cruz Franco y Polo, Duquesa de Franco, Marquesa viuda de Villaverde y Grande de España, título concedido por Juan Carlos I.

Junto a otro centenar de delincuentes, tuiteros y raperos, los tres líderes independentistas se verán obligados a realizar trabajos físicos durante varios años hasta acabar de levantar este monumento.

“Lleva años diseñado y no hay ningún motivo por el que no vaya a ser aceptado por los ciudadanos, dado que es más grande y bonito que el primero”, explican fuentes del Ministerio de Interior.

Aunque desde el Gobierno descartan que los trabajos en el conjunto monumental supongan una redención de las penas de los delincuentes, confían en que la contribución a su levantamiento sirva para recuperar su fe en España y en “los monumentos que entre todos, con esfuerzo, podemos levantar”. El Ejecutivo lamenta que el monumento tenga un origen franquista pero considera imposible e innecesario modificar el proyecto original del Caudillo, pues se le dio el visto bueno en la Transición.

En caso de que, al finalizar las obras, los presos destinados a las mismas no hayan cumplido su pena o no se haya celebrado su juicio, podrán participar también en la construcción del Valle de los Caídos 3 y del Valle de los Caídos 4, también planificados.

A la espera de que se termine de construir el mausoleo, los restos de Carmen Franco reposarán en una cuneta situada a las afueras de la ciudad de Madrid, en la fosa común de los Franco, tal y como habría querido su padre.