Mercadona ha vuelto a desmarcarse de sus competidores gracias a una nueva estrategia de marketing implementada esta semana y que consiste en inclinar hacia la izquierda todos sus locales para no tener que torcer las ruedas de los carritos como se ha hecho siempre.

La compañía española hará una inversión inicial de 24 millones de euros para adecuar todos sus establecimientos a este nuevo modelo de ventas, que favorecerá que los clientes tengan que desplazarse por el supermercado agarrándose a las estanterías y, por tanto, potenciando el contacto físico con los productos. “Muchos de nuestros clientes no usan carrito, van con cesta o con bolsa, y había que buscar la manera de seguir instándoles sutilmente a recorrer nuestros pasillos sin dejar de atender a la mercancía expuesta”, explica Juan Roig, máximo responsable de la cadena de supermercados.

Mercadona no ha detallado aún cuántos grados ha inclinado exactamente sus tiendas, pero los primeros visitantes aseguran que “es como si estuvieras un poco borracho, tienes que ir agarrándote con las manos a los estantes y, quieras o no, acabas llevándote algo que no tenías previsto comprar”.

Además de inclinarse hacia el lado izquierdo, el suelo de los locales hace un poco de pendiente hacia el fondo, de modo que los carritos acaban cogiendo velocidad y arrastran al cliente a la parte más alejada de las cajas, obligándole a recorrer todo el local de principio a fin. Los productos de primera necesidad han sido colocados en las estanterías de la derecha, así que en muchos casos los compradores deben arrastrarse hacia ellos por el suelo para luchar contra la gravedad, que los atrae hacia las estanterías de la izquierda, donde se encuentran productos de lujo como las chocolatinas, la bollería industrial o el licor.

Por petición de Juan Roig, varios locales ya están trabajando en la instalación de un túnel de viento en la puerta para que los clientes que intenten salir sean absorbidos por el supermercado. “Si nunca pueden salir del local, comprarán más”, argumenta el empresario.