Tras observar una masiva manifestación independentista en Bruselas con sorpresa, las autoridades belgas se han acercado a los manifestantes para recordarles que Cataluña “ya es independiente de Bélgica a todos los efectos” y que, de hecho, “Cataluña nunca ha formado parte del territorio belga”, según han informado diversos medios europeos.

El gobierno belga ha publicado a toda prisa un comunicado en el que asegura que “respetamos totalmente la manifestación independentista” pero que “ese tema está ya resuelto”.

“Ese tema nosotros ya lo tenemos cubierto, está todo bien”, han insistido los belgas enseñando mapas a los manifestantes y señalando que Cataluña y Bélgica están en territorios europeos separados.

Las autoridades belgas, sin ocultar su pasmo, lamentan ante Cataluña si en algún momento el territorio se ha sentido oprimido “por un país que muchas veces no ha prestado a los catalanes la atención que requerían”. Añaden, sin embargo, que si esta situación ha tenido lugar ha sido “porque no sabíamos que Cataluña podía ser asunto nuestro”. Luego, tras escuchar algo sobre presos políticos, los belgas han prometido mirar si en sus cárceles tienen algún catalán “y, de ser así, os lo mandamos”.

“Si comprobamos que, efectivamente, Cataluña es realmente territorio belga, nos aseguraremos de que nuestra constitución, ese regalo que nos hicimos todos los belgas, no permita iniciar ningún proceso de secesión”, concluye el comunicado del gobierno belga, que también se ha comprometido a encarcelar en tal caso a Carles Puigdemont “por atentar contra la unidad de Bélgica”.