Después de fabricar durante años tazas, agendas y libretas con frases como “Cambia aquello que siempre has querido cambiar”, “Deja de darle vueltas a todo y sonríe” o “Tú puedes con todo”, los productos de Mr. Wonderful han experimentado un cambio de tono muy brusco este año, optando por frases más directas y palabras malsonantes en tazas que simplemente dicen “Vamos, coño”, “Dale, dale, joder”, “Ponte las putas pilas”, “Tira”, “Aparta” o “Eeeeeh cabrón”.

El fabricante argumenta que “la clave del éxito es adaptarse a los cambios: empezamos dirigiéndonos a un público con la edad mental de un niño de ocho años y ahora, pasado el tiempo, ese niño ha entrado en la adolescencia y necesita otro tipo de lenguaje”.

Los estudios encargados por Mr. Wonderful confirman además que los mensajes positivos, difundidos a millones de personas durante años, no han estimulado ni el emprendimiento ni el optimismo de la población, por lo que igual se requiere más énfasis en la comunicación. De ahí que algunos modelos de tazas de este año interpelen al consumidor diciéndole “Deja de llorar como un mierda” o “Tu padre está muerto y enterrado, la vida sigue”.

La compañía no descarta que, en unos años, las frases de sus tazas pasen a ser expresiones como “No me he sentado en todo el día”, “Los tomates ya no saben a nada” o “La juventud va como loca”.