Conforme al plan aprobado por el Estado Mayor del Empoderamiento, tropas del ejército de las feminazis han atacado esta mañana el corredor machipolaco hacia el este, moviéndose luego hacia el sur en dirección a Machirulia.

Las Fuerzas Empoderadas han desarmado las defensas patriarcales con un total de 1.580 pechos por el aire, asignados en el norte a las guerrillas feministas de la brigada Femen y con el apoyo de decenas de zascas de los aliados que han incendiado las redes sin hallar más resistencia que unos tímidos micromachismos en las montañas de Androcentria.

Pese a que las tropas machistas superaban en número a sus enemigas, éstas estaban mucho más equipadas para batallar en el terreno actual, y aunque los machipolacos han luchado con notable valor y tenacidad, han sido vencidos por las feminazis, que han plantado la bandera empoderada con gritos de “Mi coño, mis reglas”.

Habiendo sufrido serias pérdidas, los batallones patriarcales, atrincherados en la Misoginia, se han visto incapaces de detener el ataque violeta y afrontar con mínimas garantías la lucha LGTB, optando al fin por reconocer la derrota y cediendo gran parte de sus privilegios históricos a las activistas.