Coincidiendo ambas en que Japón ya es completamente seguro y normal, las dos cabezas de Shinzō Abe, primer ministro de Japón, han convocado una rueda de prensa para exponer nuevos datos que señalan que la radiactividad de Fukushima ya ha desaparecido completamente, siete años después del accidente nuclear. “No es que haya desaparecido del todo, pero la que queda es mínima y es buena y provechosa para el organismo”, ha declarado la cabeza pequeña del político, que aunque es una recién llegada al Gobierno se ha ganado poco a poco la confianza del pueblo japonés, pues tiene una visión algo más progresista que su organismo madre.

“Nuestros dos cerebros opinan lo mismo: el pueblo de Fukushima es cien por cien habitable y animamos a todos los ciudadanos que tuvieron que salir de sus casas a que regresen”, ha declarado la cabeza grande, que también se muestra confiada en que poco a poco se recupere la actividad turística de la región, que recibía 260.000 turistas al año antes de que se produjese la triple fusión del reactor 1 de la central.

“Cada vez que visito la zona me siento mejor, más fuerte”, ha insistido la primera cabeza.

“Yo también”, ha añadido la segunda.

“La radiactividad es buena y una fuente de energía que, a día de hoy, es cien por cien segura”, ha dicho Shinzō Abe 2 mientras Shinzō Abe 1 permanecía en silencio asintiendo.

Tras la rueda de prensa, la boca autoconsciente que se le ha formado al político en la espalda ha atendido las preguntas de los periodistas ofreciendo datos y dossieres detallados que se expedían por la impresora orgánica que ha generado el primer ministro en sus tobillos.