Asegurando que las miraditas y las palabras sobre su inocencia eran “señales claras” de que el abogado quería mantener relaciones sexuales con los cinco defendidos, los miembros de “la Manada” violaron en grupo a Agustín Martínez Becerra, su abogado, durante un receso en el juicio que tuvo lugar la semana pasada, según han informado fuentes de la Fiscalía. “Nosotros percibimos que lo que quería era hacer el amor porque no dejaba de hablar bien de nosotros y de mirarnos durante el juicio. Estaba pidiéndolo”, ha explicado uno de los acusados.

Según han declarado los miembros de “la Manada”, ellos propusieron a su abogado ir a un sitio más tranquilo “para hablar” y él dijo que “claro” y se dirigieron a una sala de la Audiencia de Navarra para reunirse, sabiendo el letrado “a lo que iba”, y se mostró dispuesto todo el tiempo a practicar relaciones. “Había dicho que éramos muy buenos hijos y nosotros interpretamos esas palabras como una señal para ir a una sala de la Audiencia a mantener sexo entre todos”, ha explicado otro de los miembros, que insiste en que, si Martínez Becerra no quería mantener sexo, “debería haberlo dejado claro no aceptando el trabajo de defendernos en un juicio”.

“El anterior abogado de mis clientes ha consentido e incluso ha disfrutado”, ha asegurado el nuevo abogado de los acusados, que insiste en que todas las sesiones del juicio no eran más que “juegos eróticos” que sus acusados interpretaron correctamente y que los llantos de la víctima son producto “de una experiencia sexual que quizá fue poco satisfactoria”.

“Era su abogado, por lo que sabía a lo que se atenía mejor que nadie, así que lo que se interpreta de su defensa de los acusados es que se les estaba insinuando”, argumenta la nueva defensa.

Al cierre de la edición, los miembros de “la Manada” han interpretado la defensa de su nuevo abogado como una invitación sexual a ser rodeado y penetrado por los cinco.