Confiando en que fue suficientemente duro cuando, el pasado mayo, grabó el mensaje de Nochebuena que se emitirá el próximo domingo, Felipe VI ha comunicado a sus asesores que no cree que el resultado de las elecciones catalanas de hoy le obligue a grabar nuevas frases. “Ya hice referencia a la concordia y al respeto a las instituciones y eso sirve también para un escenario en el que los independentistas obtienen mayoría”, ha dicho el monarca, según fuentes de la Casa Real.

“¿Estaría bien quizá que regrabara alguna frase con la palabra ‘amenaza’? ¿Alguien recuerda si nombré la Constitución como dándole mucha importancia…? Yo no me acuerdo”, ha dicho.

“A lo mejor estaría bien hacer alguna mención velada al ejército para recordarles a los catalanes que tenemos ejército… ¿Se puede añadir digitalmente? Si se puede añadir digitalmente que lo haga alguien y si no lo grabo de nuevo como un apéndice, ¿quedaría muy mal?”, ha preguntado el Borbón.

Sus asesores se han ofrecido a enviarle una copia del discurso a la estación de esquí de Zermatt, Suiza, pero el monarca asegura que no tiene tiempo de verlo todo. “Dije cosas de fondo de armario que dudo mucho que no sean pertinentes salga lo que salga”, ha asegurado como convenciéndose a sí mismo.

A última hora, y nervioso por los últimos sondeos, Felipe VI ha pedido a su doble que grabe todo el discurso de nuevo por si acaso y que, “ya puestos”, se ocupe de contestar las llamadas del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.