A fin de frenar los ataques y delitos que, amparándose en la “impunidad del anonimato”, cometen algunos usuarios de redes sociales que son humanos y no bots programados por el Partido Popular, el Gobierno plantea que se fuerce a quien se abra una cuenta en estas plataformas a registrarse “con su identidad administrativa real”, excepto en el caso de aquellos perfiles que no sean más que programas de inteligencia artificial puestos en marcha por los populares y que “lógicamente no pueden identificarse porque no son reales”.

Según el portavoz del Grupo Popular, Rafael Hernando, el anonimato en Internet da lugar a situaciones de acoso que facilitan que muchos ciudadanos puedan insultar y expresarse con impunidad, cosa que no ocurriría si estuvieran identificados “o en vez de personas reales fueran una de las miles de cuentas con nombres aleatorios y que lucen fotografías de un banco de imágenes y que se han concebido para difundir los tuits de Mariano Rajoy”.

En ese sentido, Hernando planteó como ejemplar el comportamiento de Ajista89, que no es más que un cúmulo de retuits y palabras sin sentido como “España”, “Constitución” y “Mi amigo aquí sufriendo España órdago nacionalista siempre con Rajoy y con Cospedal no todo son falsedades salvo alguna cosa siempre español”.

“La gente se ampara en el anonimato y en ser personas reales con conciencia, emociones y voluntad propias para no hacer retuits automáticos de Mariano Rajoy”, ha dicho. En opinión del Gobierno, Internet sería un lugar mucho más seguro si todas las personas con cuenta en las redes fueran sustituidas por usuarios falsos que el Partido Popular comprara por miles.

Por último, Hernando reconoce que confía en que el fin del anonimato en Internet ayude en la identificación de la persona que se esconde detrás del pseudónimo ‘M. Rajoy’.