El Congreso ha aprobado este martes por unanimidad la proposición de ley impulsada por el Partido Popular que busca eliminar la cosificación jurídica de los animales para que todos, exceptuando a los toros, dejen de ser considerados cosas y sean reconocidos jurídicamente como seres vivos. “Los toros seguirán considerándose una cosa porque son una cosa muy nuestra”, ha declarado el portavoz de los populares en la Cámara Baja, Rafael Hernando.

El grupo popular, según explica en un comunicado el Congreso, propone dar a los animales que no sean los toros “un rango diferente”, lo que les otorgará “más protección ante los salvajes que los maltratan”. Hernando ha señalado que los animales domésticos deben contar con derechos porque “yo tengo un perro y le hablas y es como si te entendiera”, aunque ha recordado que esta situación “no implica a los toros porque jamás verás a uno recogiendo una zapatilla o corriendo detrás de un palo”.

Para los populares, “los toros tienen que seguir siendo considerados cosas muy nuestras porque se ha demostrado que no sufren en las corridas de toros a pesar de todo lo que le clavan, y eso un animal no lo soportaría”.

Aunque la propuesta de ley también contempla otorgar al cerdo ibérico la consideración de ser vivo, sus patas, especialmente las traseras, seguirán siendo consideradas cosas, “en concreto las cosas más ricas del mundo”, ha bromeado Hernando desde su escaño.