Las fiestas navideñas son un sumidero dispuesto a tragarse todos tus ahorros, así que no te vendrá mal poner en alquiler algunos rincones infrautilizados de tu casa. ¿Has invertido demasiadas horas en montar el Belén y quieres amortizar todo ese esfuerzo? Aquí te ofrecemos algunos consejos para sacarle el mejor rendimiento económico en estas fechas tan señaladas.

1. Cuelga fotos nítidas del pesebre para dejar bien claro que se permiten animales y niños. Es algo que muchos clientes valoran. Pero si no deseas más niños de la cuenta, procura que ninguno de esos animales sea una paloma.

2. Pon en el anuncio “Sala de estar totalmente amueblada”. Y omite el detalle de que el espacio que alquilas se encuentra encima de uno de los muebles de dicha sala de estar.

3. Asegúrate de que el buey aparezca en formato hamburguesa gourmet, cocinado al punto y aderezado con un poco de cebolla caramelizada.

4. Procura que se vea de fondo el árbol de Navidad para que parezca que el inmueble está orientado hacia un frondoso bosque alpino.

5. Menciona que el emplazamiento se encuentra a pocos metros de tu cesta de Navidad del trabajo: no faltarán comida y bebida a pocos metros de la “casa”.