Un equipo de historiadores de la Universidad de Ulm ha revisado minuciosamente los archivos fotográficos del científico alemán Albert Einstein y ha descubierto que el padre de la Teoría de la Relatividad pasó toda su vida con la lengua fuera.

“Tonto no era, pero se esforzaba realmente por parecerlo”, han explicado hoy los historiadores mientras mostraban varias imágenes del científico más conocido y popular del siglo veinte sacando la lengua. La teoría de estos expertos es que se trataba de un “gesto involuntario que hacía cuando estaba concentrado pensando en algo importante, lo que ocurría todo el tiempo”.

Los herederos de Einstein han confirmado que “en el barrio lo llamaban ‘El Lagartija’ hasta que en el año 1905 publicó su Teoría Especial de la Relatividad”.

Stephen Hawking, científico al que muchos sitúan a la altura de Einstein, considera que el físico alemán siempre iba con la lengua fuera porque era muy sensible a las fuerzas gravitacionales, cosa que le vino muy bien para su Teoría de la Relatividad General pero muy mal a la hora de socializar.