Una mesa teme quedarse sin casa al sentir el nuevo catálogo de Ikea encima de ella

"¡OH, NO!", HA DICHO