El mundo del cine está de luto después de producirse una trágica situación en la tarde de ayer. El joven actor español David Pareja murió tras aguantar siete horas en pausa. “Todo apunta a que el espectador de la película abandonó su domicilio de manera inesperada dejando la reproducción en pausa, el actor simplemente no pudo soportarlo”, declaran los agentes encargados del caso.

Aunque los forenses no han querido descartar ninguna hipótesis, se cree que la causa de la muerte pudo deberse a una parada cardiorespiratoria. “El actor fue tan profesional que acabó poniendo en pausa hasta su corazón”, afirman. “Tuvimos suerte de que fuera una escena con un solo actor, si hubiera habido más gente en la pantalla en el momento en el que el espectador le dio a la pausa, ahora podríamos estar hablando de una verdadera catástrofe”, se sinceran.

Al analizar la película en busca de más pruebas, la policía científica ha encontrado a otros dos actores desfallecidos al haber sido forzados a avanzar siete escenas de golpe. “Por suerte, pudimos llevarlos rápidamente al hospital y ya se encuentran fuera de peligro”, tranquilizan los agentes.

Muchos intérpretes ya se han quejado de la situación precaria que viven desde la irrupción de las nuevas tecnologías. “Cada vez que arranca el menú del Blu-ray me pongo a temblar”, se sincera la actriz Amparo Molina. “Nunca sabes qué idioma te van a hacer hablar, si te van a quitar a mitad de película, si te van a rebobinar, es una situación muy desagradable”, confiesa.

Plataformas como Netflix o HBO ya han mostrado su solidaridad con el actor fallecido. Hoy mismo, ambas plataformas han empezado a subir su contenido a media asta y han anunciado que lo seguirán haciendo durante toda la semana.