Después de que muchos usuarios del iPhone 7 se mostrasen decepcionados por la necesidad de cargarlo constantemente, Apple ha diseñado una batería especial para el iPhone 8 que consume la energía del usuario para durar más. “Este teléfono puede estar años sin ser cargado siempre y cuando el metabolismo de la persona conectada a él funcione”, explica Arthur D. Levinson, presidente de Apple Inc.

Sirviéndose de la energía de los seres humanos, la autonomía de este teléfono aumenta de las nueve o diez horas de los modelos anteriores a los 50 o 60 años. “La batería dura lo que dure la persona que lo ha adquirido porque se sirve de la energía que ésta necesita para vivir”, explican desde la multinacional estadounidense. “En realidad el teléfono dura un poco más, pues cuando el usuario muere, el iPhone 8 se puede mantener encendido unas nueve o diez horas adicionales”, aseguran.

Los diseñadores se muestran orgullosos de haber fabricado un teléfono que quita tiempo de vida, pero literalmente. “Nuestros productos transcienden lo material, van más allá del dinero, por eso ahora se pagan con vida”, celebran. Muchos clientes que han adquirido este nuevo modelo están encantados con su rendimiento. “Te quita energía para moverte pero no importa porque con él puedes pedir que te traigan cualquier cosa a casa”, apunta un usuario satisfecho.

De las personas que lo han probado, algunas se han quejado de que la batería no dura tanto como se había anunciado desde la compañía porque reduce significativamente la esperanza de vida. “Al consumir mi energía, el teléfono hizo que estuviera más cansado y que me moviera menos. Debido a ese estilo de vida sedentario, acabé utilizando más el teléfono, y de esta manera fui perdiendo cada vez más energía hasta estar a punto de morir a las pocas semanas de tenerlo”, lamenta Harold Higgins, un usuario que ha sido desconectado de su iPhone 8 para ser conectado a un respirador artificial que ahora lo mantiene con vida.

Aunque desde Apple se desmarcan de este tipo de declaraciones, algunos sectores de la sociedad han alertado del peligro de que, en cuanto acaben de “chupar” la energía de sus dueños, algunos ejemplares de iPhone 8 comiencen a chupar la energía de otros seres humanos y acaben dominando el mundo y relegando a la Humanidad a una mera fuente de energía.