Harto de esperar a tener suficiente dinero ahorrado para adquirir unos pantalones “cagaos”, y consciente de que esa moda ya está llegando a su fin, Héctor Villuegas se ha decidido a cagarse en unos vaqueros normales para conseguir el mismo efecto. “Sé que no es lo mismo, pero me hacen bolsa en el culo igualmente y nadie puede negar que son unos pantalones ‘cagaos'”, argumenta el joven.

Después de estrenarlos esta mañana y pasear por el centro de Madrid, Villuegas ha comprobado que “la gente es muy pija y le hace ascos a todo lo que no es de marca”. Lamenta las miradas de desaprobación que han provocado sus nuevos vaqueros “sólo porque no me he gastado el sueldo de un mes en ellos”. Critica asimismo que algunos “fashion victims estirados” hayan llegado a apartarse de él entre quejas. “La moda es cuestión de gustos pero yo no voy poniendo cara de asco cuando otra persona lleva algo que no es de mi estilo”, dice.

Este joven cree que es cuestión de tiempo que su ingeniosa solución acabe marcando tendencia. “Está muy de moda lo de ‘háztelo tú mismo’ y esto es exactamente lo que he hecho yo con estos pantalones. Tiempo al tiempo”, insiste.

Las grandes marcas, sin embargo, siguen intentando ofrecer experiencias inimitables: esta misma semana, en Estados Unidos, Levi’s ha presentado sus nuevos pantalones cagados por el propio director ejecutivo de la compañía. Una edición limitada de quinientos ejemplares “disponibles en varias texturas y consistencias”.