Alberto González Vázquez, natural de Lugo, ha llegado hoy a la conclusión de que es un bebé después de varias semanas soportando “un trato excesivamente paternalista” por parte de sus familiares y en general de todo su entorno. “Tengo que ser un bebé porque me llevan en brazos a todas partes y me hablan con voces agudas, esto a la gente normal no se lo hacen”, argumenta González.

“Yo procuro actuar con normalidad, pero no me dejan solo ni un momento y, francamente, a veces estallo porque no lo soporto más”, dice. Cuando esto ocurre, todo su entorno se revoluciona “como si fuera a morirme, cuando lo único que me pasa es que necesito estar solo y que me traten como a un igual”. González insiste en que “esto a la gente normal no se lo hacen”, por lo que su conclusión es que ha nacido bebé. “He nacido bebé. ¿Se puede tener más mala suerte?”, repite con pesar.

“Me han preguntado quién es el más bonito, como queriendo decir que soy yo. Joder, eso es lo típico que le dices a un bebé”, reitera González. “Me cago en mi puta y corta vida, de verdad. Soy un bebé. No quería creerlo pero no sirve de nada patalear y llorar hasta la extenuación. Debo aceptar lo que me ha tocado. Pero es una faena. No se lo deseo a nadie”, declara.

“Es que me cago en todo lo que se menea, joder. Literalmente, además. Mira cómo lo he puesto todo. Maldito inútil. Maldito bebé”, se repite frustrado mientras se desplaza a gatas por la casa “y me arrastro humillado buscando a alguien que me limpie el culo ya que soy incapaz de hacerlo solo porque no soy más que un estúpido y ridículo bebé”.