Con un incontestable parcial de cinco a cero después de una nueva victoria por 6-2, 6-2, 6-1, Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell, ha prolongado su buena racha y continúa venciendo sistemáticamente a Rafa Nadal jugando al tenis. Tras este nuevo triunfo, el empresario español, de 68 años, ya ha derrotado al actual número uno mundial en las superficies de tierra batida, hierba y asfalto, normalmente después de “comidas copiosas tras la firma de un contrato publicitario”.

“Me tiene tomada la medida”, lamentaba el tenista durante la firma de un nuevo patrocinio acordado con el banco. El presidente del Sabadell, que siempre insiste a Nadal para jugar un partido en los días de reunión, está a punto de igualar presidente de Kia y al dueño de Mapfre, ejecutivos que también humillan de forma sistemática a Nadal. “No es que a mí me entre todo, es que a Rafa no le entra nada”, explica el empresario. “No sé si es que se pone nervioso el chaval o qué”, dice.

Aunque va de derrota en derrota con el empresario, al tenista manacorí no se le ve tan afectado como cuando pierde en los torneos del circuito profesional. “Que acepte así de bien las derrotas contra mí habla muy bien de lo amueblada que tiene la cabeza este chico”, asegura Oliu. “Hoy está que se sale, presidente”, se le ha podido escuchar a Rafa Nadal justo después de lanzar a la red su enésima bola y sólo un poco antes de cerrar un nuevo contrato millonario con la entidad.

Pese a su laureada carrera, con 75 títulos ATP y 16 victorias en Grand Slam, el tenista español no consigue ganar a un empresario desde que en el año 2005, cuando empezaba su carrera, endosó un humillante 6-0, 6-0, 6-0 al director ejecutivo de Adidas, perdiendo un suculento contrato vitalicio que le había ofrecido la marca.