El Gobierno de España ha logrado su objetivo de reducir el uso del inglés a la marginalidad en beneficio del castellano. Esta mañana, el Ministerio de Educación confirmaba en un comunicado que “hoy en día los españoles ya no necesitan acudir al inglés para nada”, atribuyendo el cumplimiento de este objetivo “al éxito de los planes educativos y a la fuerza de voluntad de la ciudadanía en su conjunto”.

Según los datos facilitados por Educación, sólo un 1’5% de la población recurre al idioma de Shakespeare para expresarse. Un porcentaje mucho menor que el de hablantes de esperanto (5%), chiquitistaní (13%) o HMTL 5 (21%).

“Poder prescindir de idiomas de fuera fortalece la autonomía de España y el idioma propio, uno de los más hablados del mundo”, insiste el Gobierno. “No hablar inglés fortalece la marca España”, reitera.

El siguiente objetivo de las autoridades es lograr que los españoles puedan viajar al extranjero sin tener que usar otro idioma que no sea el propio. Para ello, el Gobierno anima a los turistas españoles a solicitar los servicios de Civitatis, una compañía experta en actividades y tours en español. “Con Civitatis ya es posible viajar a cualquier rincón del mundo usando el castellano en todo momento”, confirma un portavoz de la compañía.

Se calcula que gracias a los servicios de Civitatis más de dos millones de españoles se atreverán por primera vez a traspasar las fronteras de su país sin miedo a tener que hacer el ridículo intentando hablar un idioma que no es el suyo y que no les sale “de dentro del fistro diodenal”.