La Federación Española del Taxi ha advertido esta mañana en un comunicado de que la flota de taxis en España “se ha quedado corta” y no puede cubrir todos los flancos para tratar “con la profesionalidad exigible el asunto del desafío independentista catalán”. Los taxistas reconocen que el ritmo al que se suceden los acontecimientos de la actualidad política les ha desbordado y piden “más licencias de forma urgente”.

“Los clientes se bajan del coche dejándote con la palabra en la boca porque no ha habido tiempo material para hablar de todo, a veces intentas conducir más lento o fingir que no has visto que el semáforo se ha puesto verde, pero claro, la gente no es tonta y se acaba dando cuenta”, reconoce uno de los conductores.

La falta de taxistas y la abundancia de matices sobre el asunto catalán obliga a muchos profesionales a salir del paso con lugares comunes y frases manidas como “Estos catalanes, la que han liado”, “Es una vergüenza” o “Y mientras tanto el Puigdemont ese en Bélgica”. Pero muchos sienten que no están a la altura de las circunstancias “en un momento en el que la ciudadanía necesita escucharnos más que nunca”, insiste la federación.

La secretaria general de Transportes del Ministerio de Fomento, Carmen Librero, tras una reunión mantenida este jueves con el presidente y el vicepresidente de la patronal del taxi Fedetaxi, Miguel Ángel Leal y Miguel Ruano, se ha comprometido a valorar un refuerzo del sector con nuevas licencias e incluso a “llamar a taxistas jubilados para que hagan un último esfuerzo por su país en tiempos tan convulsos”.

El Gobierno también ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que recurra al taxi en casos de extrema necesidad, es decir, “sólo cuando no tenga una opinión clara e irrebatible sobre lo que está pasando en Cataluña y sobre quién tiene la culpa de todo este jaleo”.