República catalana

«Se me pasó volando»

★★★

Bien. La gente muy contenta. Me faltó un poco de tiempo para acostumbrarme, para poder juzgar, porque todo pasa muy rápido y la verdad es que no se hace nada larga. Repetiría si tuviera oportunidad, aunque no sé si merece la pena todo el esfuerzo, la verdad. Es mejor una película o ir a ‘Cataluña en miniatura’.

MARISA TRAPERO


Evolución

«Lenta»

Me prometieron cambios a mejor y lo que tengo a cambio son las muelas del juicio, que sólo sirven para doler. Eso por no hablar de la rabadilla o del apéndice. Sinceramente, esperaba una adaptación al medio mucho más sofisticada a estas alturas, ¡y más mutaciones sorpresa! Creo, sinceramente, que los humanos deberíamos ver en más colores y ser más altos. En mi caso, ¿por qué tengo tanta barriga? Pues porque la evolución me ha fallado: mi cuerpo ya debería estar preparado para pasarme 20 horas sin hacer nada y no para estar corriendo por los bosques buscando comida que es para lo que parece que esté diseñado.

JONNA SENNHEISER


Restaurante japonés Aiueno

«Comida bien. Harakiri mal»

★★★★

Nos apetecía un poco de sushi y fuimos mi pareja y yo. Tenían algunos platos riquísimos y el sushi era excelente, excepto un trozo que me dio un poco de cosa porque tenía huevas de salmón. Le dije a la camarera que ese trozo no me había gustado. Se echó al suelo y se arrodilló para pedirme disculpas. Luego el cocinero salió de detrás de la barra y se abrió la camisa. Entre lágrimas me pidió perdón a gritos. Antes de que pudiera decirle nada se abrió el abdomen para mantener el honor del local ante su señor. Dejé mucha propina, así que todos quedamos contentos.

ABIGAIL LÓPEZ


El presente

«Me gustaba más antes»

Sinceramente, el presente cada vez es peor y no sé por qué la gente se empeña en vivir así, en el día a día. Creo sinceramente que antes estaba muchísimo mejor pero me da la sensación de que jamás podremos recuperarlo. Estoy algo decepcionada y me lo esperaba mejor. Yo no lo puedo recomendar y de hecho no pienso volver a revivir este instante y voy a intentar probar el futuro.

DIANA BRUGUERA


La noche en Barcelona

«El ruido abundante de las cacerolas»

(Traducción automática) Siempre oigo en abundancia la tranquilidad y la fiesta de la noche en la Barcelona: las terrazas con una cerveza, la tranquila oscuridad nocturna… Y aquí vine con esa pretensión del descanso. Y qué brusquedad más enorme me llevé: cada noche a las diez los ciudadanos locales de aquí sacan todos los aparatos de cocina por las ventanas con el único cometido de dar el peor concierto de música de la posibilidad. Cada noche con ollas y con cucharadas del golpe ruidoso. No se puede dormir. Mando callar y fascista me llaman y otras cosas.

BRENDA WALSH

El Mundo Today publica cada viernes en la revista OnBarcelona de El Periódico una selección de las reseñas que la capital catalana recibe en internet.