A pesar de que ha habido intentos y en alguna ocasión se ha estado cerca, Renfe ha admitido hoy que no ha vendido nunca un billete a través de su página web. “Hemos tenido gente interesada en comprar, pero al final por hache o por be la venta no se ha materializado”, aseguran desde la operadora ferroviaria.

Aunque Renfe reconoce que la intención inicial de la página web era vender billetes, ahora ya no es el objetivo principal. “Nuestra web ahora está más enfocada al ocio que a la venta, es como una aventura gráfica online”, se sinceran. “Un viaje se disfruta tres veces: cuando lo planeas, cuando lo vives y cuando lo recuerdas. En Renfe estamos volcados en hacer disfrutar al usuario del momento de la planificación”, añade la operadora.

Según los datos que maneja la empresa de transporte, sus clientes permanecen una media de cinco horas mensuales en la página. “Renfe.com es como un centro comercial: la gente entra, se echa allí unas horas mirando cosas y luego se va sin comprar nada”, declaran. “Si un día surge la oportunidad y alguien quiere comprar un billete, intentaremos estar preparados, pero esa opción no la contemplamos a corto plazo”, avisan.

A última hora de la mañana, Renfe también ha reconocido que los auriculares que reparte la tripulación durante los viajes no funcionan. Algo que el cliente suele agradecer “porque así se ahorra el tener que escuchar los horribles diálogos de las películas que ponemos”.